La Rioja (España)

14 oct. 2014

Práxedes Mateo Sagasta

El monumento a Práxedes Mateo Sagasta en Logroño, La Rioja es una escultura de bronce que actualmente se encuentra ubicada en el lado suroeste de la denominada glorieta del Doctor Zubía de esta localidad.
Uno de los tres hijos de Clemente Sagasta y Díaz con Esperanza Escolar. Titulado en Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos por la Escuela de Ingenieros de Caminos de Madrid en 1849, es destinado a la jefatura de Obras Públicas de Zamora, donde se le encomienda la construcción de la carretera de Zamora a Orense por las portillas de Padornelo y de la Canda. En 1852 se le encomendó el estudio del ferrocarril del Norte, entre Valladolid y Burgos, con 121 km de trazado.
Con 32 años, en 1857 se le nombra Profesor-Ingeniero de la recién creada Escuela de Ayudantes de Obras Públicas, impartiendo las clases de Topografía y Construcción durante nueve años. Fue nombrado Subdirector en 1858, compaginando la docencia con la actividad parlamentaria. Sin embargo, en 1866, a raíz de la sublevación del Cuartel de San Gil es cesado de su cargo de Profesor de la Escuela de Ayudantes y separado del Cuerpo de Ingenieros de Caminos. A su vuelta del exilio en 1868, tras la Revolución pasa a dedicarse plenamente a la actividad política.

La decisión de erigir una estatua a este insigne político se acordó por el Ayuntamiento de Logroño en el mes de julio de 1890, siendo José Rodríguez Paterna alcalde de la ciudad. La estatua es obra del escultor Pablo Gilbert y fue fundida por la empresa Comas y Cía. en ese mismo año.

La dirección de la obra corrió a cargo del arquitecto Luis Barrón. El 18 de enero de 1891 era inaugurada la escultura por el citado alcalde en la fachada norte del Convento del Carmen, actual Instituto de Educación Secundaria Práxedes Mateo Sagasta.

En 1938 la estatua es desmontada y trasladada a orillas del Ebro junto a las Bodegas Franco-Españolas. Allí permaneció hasta el 19 de noviembre de 1941, fecha en que sufrió una bárbara agresión en la que fue desmontada y mutilada. La obra fue decapitada y arrojada al río, no pudiendo ser recuperada la cabeza.

En estas condiciones pasó a los almacenes municipales y, ya en 1955, el alcalde Pernas Heredia encargó al artista riojano Jesús Infante reponer la cabeza de Sagasta. Ya restaurada, la estatua permanecería aún algunos años en los almacenes municipales hasta que don Narcisio San Baldomero decidiera buscar una nueva ubicación para el bronce, procediendo a su recolocación en el año 1976 en la fachada oeste del Instituto, lugar en el que permanece en la actualidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por vuestros comentarios!